¿Por qué es tan difícil mantener las toallas suaves?

Seguro que más de una vez te lo has preguntado: ¿por qué es tan complicado que las toallas queden tan suaves? 

Cuando compramos unas toallas nuevas, tienen una suavidad y esponjosidad que van perdiendo con el tiempo a medida que las vamos lavando, esto se debe a diferentes factores como la temperatura y la humedad.

Hoy en el blog os damos unos sencillos consejos para conseguir unas toallas suaves aunque las utilicemos y las lavemos a menudo.

·Los minerales del agua se adhieren a los tejidos

A medida que lavamos las toallas, el apresto va desapareciendo, endureciendo los tejidos y permitiendo que los minerales se adhieran a los mismos. Esto provoca que puedan incluso raspar al tacto.

·Lubricantes y silicona en los suavizantes

Los suavizantes que adquirimos en el supermercado contienen unas sustancias químicas que crean una película en el tejido la cual impide que se absorba correctamente el agua. Aunque parezca algo contradictorio, lo que nos debería ayudar a mantener las toallas suaves, es lo que provoca el efecto contrario.

·Las fibras envejecen antes con el planchado

Si acostumbras a planchar las toallas, es mejor que lo hagas con la temperatura más baja, pues de lo contrario, ayudamos a su envejecimiento. Un truco para no tener que plancharlas es tenderlas según termina la lavadora .

·Acostumbra a oxigenar las toallas

Si por norma tiendes las toallas y otras prendas al aire libre, es decir, sin usar la secadora, intenta agitarlas de vez en cuando para que oxigenen y les entre aire. Intenta tenderlas con una distancia mínima entre unas y otras, esto ayudará a su secado.

En la siguiente entrada os daremos unos trucos y consejos para conseguir unas toallas más suaves incluso con el paso del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *